¡Bienvenidos al viaje marino! 

 

Indica tu nombre antes de empezar. 

Hola, {NAME}!

 

Hoy visitarás tres ecosistemas muy singulares, pero que están conectados, en el espectacular país caribeño de Belice: Manglares, Coral, Praderas Marinas y Arrecifes de Coral. Belice: es un pequeño país, líder mundial en la protección de los océanos. 

 

Elige un personaje. 

 

 


 

  • 1
  • /

Has atrapado un pez en los manglares, pero el sedal se ha enganchado en las raíces.  

 

¿Cómo lo arreglas?  

¡Llévatelo contigo! 

El sedal puede atrapar, ahogar o herir a animales marinos y a humanos. Las aves marinas y las tortugas marinas, una especie amenazada, son ejemplos de animales que a menudo resultan heridos o mueren a causa de un sedal abandonado. Tomar precauciones cuando lo lanzas y cuando desenganchas el sedal, ayudará a evitar que los animales marinos sufran daños. 

ARRECIFES DE CORAL 

Las ciudades del mar 

Los arrecifes de coral tienen tanta vida y color como cualquier gran ciudad y son auténticos centros neurálgicos de actividad biológica en el océano. Aunque solamente cubren el 0,1 % de la superficie del océano, sirven de hogar para el veinticinco por ciento de toda la fauna marina y, en tierra firme, nos proveen de comida, medicamentos que salvan vidas, ocio, sustento y protección contra las tormentas. Se trata de uno de los ecosistemas más productivos y con mayor biodiversidad del planeta. 

Sin embargo, en gran parte del mundo ya hemos perdido el 50 % de la cubierta de coral. Se prevé que esta pérdida alcance el 90 % con incluso un aumento de 1,5 grados Celsius de calentamiento global. Esto podría provocar el fin de todo un ecosistema que nos garantiza el bienestar a los humanos de forma silenciosa. 

¡Tienes algunos cabos sueltos!

Divertirse navegando es un componente adicional a los beneficios sanitarios, medioambientales y económicos que obtenemos de los ecosistemas marinos, pero la navegación puede dañar estos frágiles entornos. 

Nunca es tarde para empezar a practicar la recogida de basuras, el anclaje correcto y otras prácticas de navegación responsable que protegen el océano y los muchos beneficios que nos aporta. Y no olvides que lo que haces en tu embarcación deportiva también es aplicable a embarcaciones más grandes y a los cruceros. Si vas a hacer un crucero, haz el esfuerzo de encontrar una compañía que tenga en cuenta el impacto medioambiental de su actividad: que reduzca los plásticos de un solo uso, que busque la eficiencia energética y que elimine los residuos de forma responsable. A lo mejor te sorprenderá, pero muchos barcos simplemente arrojan al mar los residuos para ahorrarse el coste de eliminarlos correctamente. 

Obtenga más información sobre la Década de la Restauración y su vínculo con los océanos.

Ahora que ya sabes cómo los navegantes responsables pueden ayudar a proteger los ecosistemas marinos, ¿qué te parecería empezar el viaje con un personaje diferente? 

¡Eres un viajero concienciado!

Gracias  a su naturaleza delicada pero diversa, los arrecifes de coral se encuentran amenazados, ¡pero has hecho un buen trabajo para cuidarlos!  

Dos tercios de nuestros océanos han recibido el impacto negativo de la actividad humana, la mayoría de la cual de origen terrestre, como la contaminación, las emisiones de carbono y el desarrollo de infraestructuras. En el océano, la sobrepesca es la mayor amenaza; sin embargo, incluso  acciones en apariencia insignificantes  como tirar plásticos, utilizar productos químicos nocivos o modificar el comportamiento de los animales pueden tener un gran impacto en la salud y el funcionamiento de los ecosistemas del océano.  

Proteger los corales, las praderas marinas y los manglares también implica proteger las miles de especies que dependen de ellos. Y al mismo tiempo, ayuda a proteger nuestro suministro de alimentos, nuestra cultura, nuestro ocio y nuestro sustento en tierra.  

Obtenga más información sobre la Década de la Restauración y su vínculo con los océanos.

Ahora que ya sabes cómo mantener los ecosistemas marinos sanos como turista, ¿qué te parecería probar suerte con un personaje distinto? 

ARRECIFES DE CORAL 

Las ciudades del mar 

Los arrecifes de coral tienen tanta vida y color como cualquier gran ciudad y son auténticos centros neurálgicos de actividad biológica en el océano. Aunque solamente cubren el 0,1 % de la superficie del océano, sirven de hogar para el veinticinco por ciento de toda la fauna marina y, en tierra firme, nos proveen de comida, medicamentos que salvan vidas, ocio, sustento y protección contra las tormentas. Se trata de uno de los ecosistemas más productivos y con mayor biodiversidad del planeta. 

Sin embargo, en gran parte del mundo ya hemos perdido el 50 % de la cubierta de coral. Se prevé que esta pérdida alcance el 90 % con incluso un aumento de 1,5 grados Celsius de calentamiento global. Esto podría provocar el fin de todo un ecosistema que nos garantiza el bienestar a los humanos de forma silenciosa. 

  • 3
  • /

Has encontrado un lugar ideal para bañarte.  

 

¿Dónde echas el ancla?  

¡A la arena! 

Las anclas pueden ser una amenaza para los lechos de plantas marinas si no se arrojan adecuadamente. Lo más adecuado es buscar siempre una zona de arena despejada en la que no haya vegetación ni coral para evitar cualquier daño a la vida marina. 

  • 2
  • /

La embarcación se detiene en un lecho de plantas marinas para observar los peces. Encuentras una botella de plástico flotando.  

 

¿La recoges? 

¡El plástico contamina! 

El plástico y otros residuos pueden acabar con las plantas marinas y asfixiar, herir o envenenar a los animales del mar. Puedes recogerlo del océano o la playa con seguridad utilizando guantes o una herramienta para agarrar, y guardar el residuo en tu embarcación hasta que puedas reciclarlo o eliminarlo debidamente. Por norma, planifica con antelación y evita utilizar plásticos de un solo uso. Predica con el ejemplo ante otros turistas demostrando cómo lo haces y cuáles son las opciones que existen. Los plásticos que pasan por tus manos muy pocas veces se acaban reciclando. Si quieres saber más cosas sobre los efectos del plástico, puedes visitar el sitio web Clean Seas

MANGLARES 

Guardianes del litoral 

Los mangles, que custodian las costas tropicales como guardianes, protegen la vida en la tierra de los impactos nocivos de las tormentas y las olas, que cada vez son mayores por el calentamiento de los mares como consecuencia del cambio climático. 

También son hábitats fundamentales para muchas especies marinas e incluso pueden llegar a crear sus propias islas. Son importantes para la seguridad alimentaria, ya que proporcionan el hábitat para la cría de muchas especies de pescado comercial. También son importantes para mitigar el cambio climático porque son sumideros de carbono extremadamente eficientes. 

Pero se encuentran en grave peligro por la urbanización del litoral, la acuicultura, la contaminación y otras acciones humanas. Los manglares están desapareciendo a una velocidad entre 3 y 5 veces superior a otros bosques y ya hemos perdido más de una cuarta parte de la superficie de manglares original. 

¡A lo mejor tienes que recoger el sedal!

Las prácticas pesqueras pueden tener un impacto enorme en la salud de los ecosistemas marinos y si tenemos en cuenta que en ellos habitan tantas especies diferentes de las que dependemos de un modo u otro, debemos cumplir las normas por nuestro propio bien.   

Al proteger los manglares, las praderas marinas y los arrecifes, nos estamos protegiendo activamente también a nosotros mismos; cerca de tres mil millones de personas dependen de los alimentos marinos para obtener proteínas.  

La pesca cada vez tiene un papel más importante en la seguridad alimentaria, el sustento de las personas y la economía global, pero aun así, las poblaciones de peces están disminuyendo rápidamente. Los peces proporcionan cerca del 20 % de toda la proteína animal en el mundo y casi 60 millones de personas trabajaban en el sector de la pesca y la acuicultura en 2012. La huella de la pesca industrial es 4 veces mayor que la de la agricultura y cubre al menos el 55 % de las superficies de los océanos. Tres cuartas partes de las principales poblaciones de peces marinos están completamente explotadas o sobreexplotadas o mermadas. 

Obtenga más información sobre la Década de la Restauración y su vínculo con los océanos.

Ahora que ya sabes que tienes lo que hay que tener para ser un pescador responsable y un activista de la pesca sostenible, ¿te apetecería hacer el viaje con un personaje diferente? 

¡Ya sabes todo lo necesario!

Divertirse navegando es un componente adicional a los beneficios sanitarios, medioambientales y económicos que obtenemos de los ecosistemas marinos, pero la navegación puede dañar estos frágiles entornos. ¡Has conseguido navegar de forma responsable y cuidar la salud del océano! 

Aunque no podamos ver todo lo que ocurre bajo la superficie del océano, no cabe ninguna duda de que nuestra presencia tiene consecuencias. Y no olvides que lo que haces en tu embarcación deportiva también es aplicable a embarcaciones más grandes y a los cruceros. Si vas a hacer un crucero, haz el esfuerzo de encontrar una compañía que tenga en cuenta el impacto medioambiental de su actividad: que reduzca los plásticos de un solo uso, que busque la eficiencia energética y que elimine los residuos de forma responsable. A lo mejor te sorprenderá, pero muchos barcos simplemente arrojan al mar los residuos para ahorrarse el coste de eliminarlos correctamente. 

Obtenga más información sobre la Década de la Restauración y su vínculo con los océanos.

Ahora que ya sabes cómo los navegantes responsables pueden ayudar a proteger la vida marina, ¿qué te parecería hacer el viaje con un personaje diferente? 

 

  • 5
  • /

Estás nadando de vuelta a la embarcación y ves un ejemplar impresionante de coral acrópora que has visto en las tiendas de recuerdos de la playa.  

 

¿Será un buen recuerdo? 

¡Se mira, pero no se toca! 

La acrópora, como todo el coral, proporciona comida y refugio para muchas especies. Fragmentarla puede matar el árbol entero y como también están legalmente protegidas, podrías meterte en problemas. Como recuerdo para llevarte a casa puedes optar por la artesanía local, música, arte o ropa. Si compras productos procedentes del mar, pregunta en la tienda si son legales y sostenibles. A menudo no lo saben, por lo que es preferible evitarlos. Aprende más cosas sobre la fascinante vida de los corales a través de la campaña Glowing Gone para que puedas defender mejor su futuro. 

  • 3
  • /

¡Estás atrapando muchos peces  y hay más que están picando!  

 

Haces lo siguiente: 

¡Conoce tus límites! 

Las limitaciones de capturas se utilizan para evitar la sobrepesca y ayudar a garantizar que hay suficientes peces para aquellos que dependen de ellos para ganarse la vida y para comer. Si respetas estas normas, estarás contribuyendo a la sostenibilidad a largo plazo de las poblaciones de peces. 

  • 2
  • /

Quieres dejar la embarcación flotando, pero no ves si el agua es poco profunda.  

 

¿Qué haces?  

 

¡Dirígete al extremo más profundo! 

Navegar en aguas poco profundas puede provocar que las hélices de tu embarcación toquen el suelo, lo que podría dañar los lechos de plantas marinas y a las muchas especies que los habitan. Lo más adecuado es evitar aguas inexploradas y buscar las boyas de canal que indican que las aguas son profundas. La mayor amenaza para los manatíes y los dugongs, dos especies amenazadas que habitan en las praderas marinas, son las colisiones con embarcaciones. Tan solo en 2019, se estima que 531 manatíes murieron al ser embestidos por embarcaciones en el estado de Florida en los EE. UU. 

PRADERAS MARINAS 

La guardería del mar 

Esparcidas por el fondo marino como si se tratara de jardines secretos del mar, las praderas marinas cuidan de las criaturas marinas jóvenes y vulnerables hasta que son lo bastante fuertes para dar el gran salto a los arrecifes y otros ecosistemas marinos. Son fundamentales para la seguridad alimentaria y el 20 % de las principales industrias pesqueras del mundo dependen del buen estado de las praderas marinas. 

Aunque solamente cubren el 0,1 por ciento del fondo marino, estas praderas son sumideros de carbono muy eficientes, ya que almacenan hasta el 18 por ciento del carbono oceánico del mundo. 

Sin embargo, cada vez se encuentran más amenazadas por la expansión urbana, industrial y agrícola, la urbanización de zonas costeras, el dragado, las actividades pesqueras no reguladas y el cambio climático. Ya hemos perdido el 29 por ciento de la superficie de praderas marinas conocida.

¡Eres un gran pescador!

Cuando se lleva a cabo  sin cuidado, la pesca puede suponer graves amenazas para los ecosistemas marinos. Pero gracias a tus prácticas pesqueras responsables, has ayudado a preservar la salud del océano.   

Al proteger los manglares, las praderas marinas y los arrecifes, nos estamos protegiendo activamente también a nosotros mismos; cerca de tres mil millones de personas dependen de los alimentos marinos para obtener proteínas.  

La pesca cada vez tiene un papel más importante en la seguridad alimentaria, el sustento de las personas y la economía global, pero aun así, las poblaciones de peces están disminuyendo rápidamente. Los peces proporcionan cerca del 20 % de toda la proteína animal en el mundo y casi 60 millones de personas trabajaban en el sector de la pesca y la acuicultura en 2012. La huella de la pesca industrial es 4 veces mayor que la de la agricultura y cubre al menos el 55 % de las superficies de los océanos. Tres cuartas partes de las principales poblaciones de peces marinos están completamente explotadas o sobreexplotadas o mermadas. 

Obtenga más información sobre la Década de la Restauración y su vínculo con los océanos.

Ahora que ya sabes que tienes lo que hay que tener para ser un pescador responsable y un activista de la pesca sostenible, ¿te apetecería hacer el viaje con un personaje diferente? 

  • 5
  • /

Te dispones a sacar la embarcación del agua, pero contiene aguas residuales. 

 

¿Qué haces?  

¡Espérate a estar en tierra ! 

Las aguas residuales pueden contener grandes cantidades de bacterias, hongos, parásitos y virus que pueden matar a las especies autóctonas y provocar enfermedades en los humanos. Para garantizar tu propia seguridad, lo más adecuado es bombear las aguas residuales una vez en tierra.  

  • 4
  • /

Saltas al agua para explorar el arrecife. Al cabo de un rato, te duelen las piernas.  

 

¿Dónde haces una pausa y apoyas los pies? 

¡Mira por dónde vas! 

Puede que los corales parezcan unas rocas extrañas, ¡pero en realidad están hechas de criaturas vivas llamadas pólipos! Pisarlos o tocarlos puede dañar o matar estos pólipos y destruir un arrecife entero. Utiliza un dispositivo de flotación si lo necesitas o pisa en el fondo de arena fuera de un arrecife. Busca operadores de deportes acuáticos como Green Fins que hagan hincapié en cuidar los ecosistemas de los que obtienen beneficio. Toma la iniciativa y pídele al guía que le explique al grupo los principios de la flotabilidad y las consecuencias de un mal uso de las aletas. 

 

  • 2
  • /

Ves peces entre una pradera marina cerca del fondo.  

 

¿Cómo los atraparías?  

 

¡Sé fiel a la tradición!

Tu forma de pescar puede dañar de manera permanente los ecosistemas marinos y reducir su productividad para futuras capturas. La pesca de arrastre (arrastrar una red por el fondo), envenenar a los peces y utilizar dinamita son algunos ejemplos de prácticas pesqueras destructivas. Utilizar anzuelo y sedal, un esparavel o un arpón respeta la vida marina. 

PRADERAS MARINAS 

La guardería del mar 

Esparcidas por el fondo marino como si se tratara de jardines secretos del mar, las praderas marinas cuidan de las criaturas marinas jóvenes y vulnerables hasta que son lo bastante fuertes para dar el gran salto a los arrecifes y otros ecosistemas marinos. Son fundamentales para la seguridad alimentaria y el 20 % de las principales industrias pesqueras del mundo dependen del buen estado de las praderas marinas. 

Aunque solamente cubren el 0,1 por ciento del fondo marino, estas praderas son sumideros de carbono muy eficientes, ya que almacenan hasta el 18 por ciento del carbono oceánico del mundo. 

Sin embargo, cada vez se encuentran más amenazadas por la expansión urbana, industrial y agrícola, la urbanización de zonas costeras, el dragado, las actividades pesqueras no reguladas y el cambio climático. Ya hemos perdido el 29 por ciento de la superficie de praderas marinas conocida.

  • 1
  • /

Estás picando algo mientras la embarcación navega entre manglares. Ves un mero. 

 

¿Le das un poco de lo que estás comiendo? 

 

¡No les des comida a los peces! 

Incluso un trocito muy pequeño de comida o comida que consideremos «natural», puede alterar los procesos alimentarios de los animales marinos. También aprenden a relacionar a las personas con la comida, lo que puede afectar a sus instintos contra el peligro, lo que les hace más vulnerables a las redes, los sedales y los depredadores. 

  • 5
  • /

Acabas de pescar tu pez favorito, pero parece pequeño. 

 

¿Qué haces?  

¡Libéralo! 

Los peces inmaduros que todavía no se han reproducido son importantes para mantener la población de las especies. Puedes retirar el anzuelo con cuidado y devolver el pez rápidamente para garantizar una liberación segura y una larga vida. 

MANGLARES 

Guardianes del litoral 

Los mangles, que custodian las costas tropicales como guardianes, protegen la vida en la tierra de los impactos nocivos de las tormentas y las olas, que cada vez son mayores por el calentamiento de los mares como consecuencia del cambio climático. 

También son hábitats fundamentales para muchas especies marinas e incluso pueden llegar a crear sus propias islas. Son importantes para la seguridad alimentaria, ya que proporcionan el hábitat para la cría de muchas especies de pescado comercial. También son importantes para mitigar el cambio climático porque son sumideros de carbono extremadamente eficientes. 

Pero se encuentran gravemente amenazados por la urbanización del litoral, la acuicultura, la contaminación y otras acciones humanas. Los manglares están desapareciendo a una velocidad entre 3 y 5 veces superior a otros bosques y ya hemos perdido más de una cuarta parte de la superficie de manglares original. 

  • 3
  • /

Por fin has llegado a tu destino, el arrecife mesoamericano. Antes de lanzarte al agua,  

 

¿qué protector solar utilizas? 

¡Lee la etiqueta! 

Los protectores solares químicos que utilizan ingredientes como la avobenzona y la oxibenzona son tóxicos para los arrecifes de coral. Busca un protector solar mineral con óxido de zinc para que no sufra tu piel, pero tampoco sufra el arrecife. Haz el esfuerzo de buscar empresas y productos que tengan en cuenta de forma explícita su impacto medioambiental, ¾desde los ingredientes que utilizan a su embalaje y eliminación. 

PRADERAS MARINAS 

La guardería del mar 

Esparcidas por el fondo marino como si se tratara de jardines secretos del mar, las praderas marinas cuidan de las criaturas marinas jóvenes y vulnerables hasta que son lo bastante fuertes para dar el gran salto a los arrecifes y otros ecosistemas marinos. Son fundamentales para la seguridad alimentaria y el 20 % de las principales industrias pesqueras del mundo dependen del buen estado de las praderas marinas. 

Aunque solamente cubren el 0,1 por ciento del fondo marino, estas praderas son sumideros de carbono muy eficientes, ya que almacenan hasta el 18 por ciento del carbono oceánico del mundo. 

Sin embargo, cada vez se encuentran más amenazadas por la expansión urbana, industrial y agrícola, la urbanización de zonas costeras, el dragado, las actividades pesqueras no reguladas y el cambio climático. Ya hemos perdido el 29 por ciento de la superficie de praderas marinas conocida.

  • 1
  • /

Estás navegando cerca del arrecife y avistas a algunos tiburones ballena de lejos.  

 

¿Qué haces?  

¡No te muevas! 

Observar la fauna de demasiado cerca puede afectar a la alimentación, el apareamiento y a otros comportamientos. Los tiburones ballena son un ejemplo de especie amenazada, por lo que tocarles o molestarles puede acarrear consecuencias legales. Lo más adecuado es disfrutar de la fauna desde la distancia y dejarles que desempeñen su papel en el arrecife. En el caso de los tiburones ballena, mantener controladas las poblaciones de krill y plancton para que los arrecifes gocen de buena salud. Lleva unos buenos prismáticos y da ejemplo a otros navegantes. 

MANGLARES 

Guardianes del litoral 

Los mangles, que custodian las costas tropicales como guardianes, protegen la vida en la tierra de los impactos nocivos de las tormentas y las olas, que cada vez son mayores por el calentamiento de los mares como consecuencia del cambio climático. 

También son hábitats fundamentales para muchas especies marinas e incluso pueden llegar a crear sus propias islas. Son importantes para la seguridad alimentaria, ya que proporcionan el hábitat para la cría de muchas especies de peces con valor comercial. También son importantes para mitigar el cambio climático porque son sumideros de carbono extremadamente eficientes. 

Pero se encuentran gravemente amenazados por la urbanización del litoral, la acuicultura, la contaminación y otras acciones humanas. Los manglares están desapareciendo a una velocidad entre 3 y 5 veces superior a otros bosques y ya hemos perdido más de una cuarta parte de la superficie de manglares original. 

Antes de hacer las maletas…

A lo mejor te interesa tener en cuenta cómo tu deseo de ver estos ecosistemas increíbles puede afectar al bienestar de los mares. Los arrecifes son muy complejos y están interconectados, son muy productivos y diversos, pero esto implica que también pueden ser perturbados fácilmente.  

Dos tercios de nuestros océanos han recibido el impacto negativo de la actividad humana, la mayoría de la cual es de origen terrestre, como la contaminación, las emisiones de carbono y el desarrollo de infraestructuras. En el océano, la sobrepesca es la mayor amenaza; sin embargo, incluso  acciones en apariencia insignificantes  como tirar plásticos, utilizar productos químicos nocivos o modificar el comportamiento de los animales pueden tener un gran impacto en la salud y el funcionamiento de los ecosistemas del océano.  

Proteger los corales, las praderas marinas y los manglares también implica proteger las miles de especies que dependen de ellos. Y al mismo tiempo, ayuda a proteger nuestro suministro de alimentos, nuestra cultura, nuestro ocio y nuestro sustento en tierra.  

Obtenga más información sobre la Década de la Restauración y su vínculo con los océanos.

Ahora que ya sabes cómo mantener los ecosistemas marinos sanos como turista, ¿qué te parecería probar suerte con un personaje distinto? 

  • 4
  • /

Te diriges al arrecife para capturar algunos peces más.  

 

¿Cómo detienes la embarcación?  

¡Echa un vistazo antes de echar el ancla! 

Las anclas dañan o matan los arrecifes de coral. Muchos arrecifes de coral tienen boyas cerca en las que puedes amarrar la embarcación sin tener que anclar. Si no hay ninguna boya disponible, puedes arrojar el ancla a una distancia segura del arrecife. Asegúrate de que no esté prohibido pescar en el arrecife antes de echar el ancla. ¡Y no te olvides de transmitir estos conocimientos! 

  • 4
  • /

Te estás tomando unos refrescos mientras navegas.  

 

¿Qué haces con las botellas vacías?  

¡No dejes rastro! 

Dejar cualquier tipo de residuo en el océano es peligroso para ecosistemas enteros, para especies concretas y para los humanos. Llévate toda la basura a tierra, donde podrás reciclarla o eliminarla correctamente. Por norma, planifica con antelación y evita utilizar plásticos de un solo uso. Predica con el ejemplo ante otros turistas demostrando cómo lo haces y cuáles son las opciones que existen. Los plásticos que pasan por tus manos muy pocas veces se acaban reciclando. 

ARRECIFES DE CORAL 

Las ciudades del mar 

Los arrecifes de coral tienen tanta vida y color como cualquier gran ciudad y son auténticos centros neurálgicos de actividad biológica en el océano. Aunque solamente cubren el 0,1 % de la superficie del océano, sirven de hogar para el veinticinco por ciento de toda la fauna marina y, en tierra firme, nos proveen de comida, medicamentos que salvan vidas, ocio, sustento y protección contra las tormentas. Se trata de uno de los ecosistemas más productivos y con mayor biodiversidad del planeta. 

Sin embargo, en gran parte del mundo ya hemos perdido el 50 % de la cubierta de coral. Se prevé que esta pérdida alcance el 90 % con incluso un aumento de 1,5 grados Celsius de calentamiento global. Esto podría provocar el fin de todo un ecosistema que nos garantiza el bienestar a los humanos de forma silenciosa.